Nicolás Pretto, el sacantino de la medalla de oro

Con apenas 23 años, este cordobés, ya es considerado “el Messi de las bochas”. Acaba de ganar la medalla dorada en Los Juegos Mundiales, el evento más importante del deporte no olímpico.

Nicolás Pretto nació en Sacanta, provincia de Córdoba y con apenas 23 años consiguió traer al país una nueva medalla de oro tras competir en los 10º Juegos Mundiales en Breslavia, Polonia. Su pasión son las bochas y gracias a su talento y entrenamiento superó a Croacia, Italia, Eslovenia y Francia lo que lo consagró como medallista de oro en bochas en la categoría: Precisión Lyonnaise.

Sin embargo, Nicolás no sólo se destaca en esta disciplina: este año se recibió de Profesor de Educación Física, un título más que confirma su estilo de vida: “desde que camino estoy con este deporte y me afederé a los 10 años”, cuenta con orgullo.

Asimismo, recalca que se trata de una especie de tradición familiar, algo que aprendió desde la cuna: “soy la tercera generación, mi familia es bochofila, con mi papá iba siempre al club y a diferentes torneos y a mi me encantaba. Y en al campo que viví hasta los 16 años había una canchita de bochas y todos los días estaba ahí por muchas horas”.

Nicolás está acostumbrado a los podios: es Campeón Provincial Juvenil y de Mayores, Campeón Argentino Juvenil y de Mayores, Campeón Sudamericano y Panamericano Juvenil y de Mayores, Campeón Mundial Juvenil y Campeón de Mayores de los Juegos Mundiales. Además, lleva acumuladas dos olimpias de plata, el escudo de oro de Córdoba, y numerosos récords. Como si fuera poco, también fue campeón de varios torneos especiales de los cuales participaban los mejores jugadores del país. ¿Un triunfo más? Fue elegido tres veces como el mejor jugador del mundial.

A pesar de que la lista de triunfos parece no terminar, Nicolás destaca que el último premio obtenido es realmente muy importante para él: “el premio de los juegos mundiales fue el que trajo más repercusión en el país, al igual que los otros mundiales 2011 y 2016” y agrega: “me sentí un campeón olímpico ya que así se vivió la competencia desde el primer día. Una sensación que jamás voy a olvidar”.

Y no es para menos: el joven sacantino representó a la provincia de Córdoba y al país siendo el abanderado argentino en el evento más importante del deporte no olímpico. Más de 3500 atletas de más de 100 países, participaron de esta reconocida competencia organizada por la Asociación Internacional de los Juegos Mundiales (IWGA), bajo patrocinio del Comité Olímpico Internacional.

En su localidad natal, Nicolás fue recibido como un héroe, y agradecido apunta “fue espectacular, salieron todos los chicos del primario y estuvimos todo juntos en la plaza, Sacanta recibió de la mejor manera y estoy muy feliz por eso”. También tuvo una reunión con el intendente, Daniel Garnero y recuerda que “en la fiesta del pueblo que fue en septiembre del año pasado me declararon deportista ilustre del pueblo”.